Brownie de chocolate

El brownie es un pastel de chocolate originario de Estados Unidos al que, a menudo, se le añaden frutos de cáscara. Su receta, muy sencilla, se adapta a todos los gustos con algunos ingredientes adicionales o con un acompañamiento original. Tanto si le gusta bien hecho, fundente o a medias, no puede fallar en la cocción. Descubra nuestra receta de brownie de chocolate Valrhona y algunas ideas para acompañarlo.

Receta del brownie de chocolate

Nuestros chefs han preparado una deliciosa receta de brownie de chocolate Valrhona. La preparación es muy sencilla, pero la cocción necesita cierta vigilancia. La receta propuesta permite realizar un pastel de 1500 a 2500 g que podrá cortar en porciones individuales.

Ingredientes del brownie Valrhona

Para realizar un brownie de chocolate Valrhona en casa o en una cocina profesional, necesitará:

  • 410 g de azúcar moreno
  • 290 g de huevos enteros
  • 360 g de mantequilla seca 84 % o 82 % de materia grasa
  • 200 g Chocolate negro en pastillas
  • 170 g de harina floja
  • 120 g de almendras peladas
  • 120 g de pistachos verdes
  • 120 g de nueces pecanas
  • 360 g de pepitas de chocolate negro

Le aconsejamos utilizar chocolate de cobertura Valrhona Extra amer 67 % o Extra noir 53 % y nuestras Pepitas negras 52 %

Para un brownie más tierno, puede sustituir la mantequilla seca por 288 g de mantequilla clarificada líquida (la relación es de 100 g de la primera por 80 g de la segunda).

Ingrédients brownies

Preparación de los frutos secos

Antes de preparar la masa de brownie, hay que tostar y picar las almendras, pistachos y nueces de pecán.

  1. Precalentar el horno a precalentar a 140 o 150 °C (termostato 5).
  2. Sacar la bandeja del horno y cubrirla con una hoja de papel de horno sobre la que se pondrán los frutos de cáscara.
  3. Hornear los frutos secos de 10 a 20 minutos para tostarlos.
  4. Removerlos de tanto en tanto para una torrefacción homogénea.
  5. Sacar los frutos de cáscara y ponerlos sobre una tabla de cortar.
  6. Eventualmente dejarlos enfriar un poco para no quemarse.
  7. Triturar o picar de manera desigual los frutos secos.

Procediendo en este orden, se evitará tostar pequeños trozos que se podrían quemar.

Preparación de la masa de brownie

Ahora pasemos a la masa para brownie. Primero, fundir la mantequilla y el chocolate, después incorporar los ingredientes restantes en un orden preciso.

  1. Comenzar fundiendo juntos la mantequilla y el chocolate al baño María. Procurar llegar para ello a una temperatura de 45 a 50 °C.
  2. Mezclar ligeramente el azúcar moreno con los huevos.
  3. Incorporar rápidamente el azúcar moreno y los huevos a la mezcla de mantequilla y chocolate fundido.
  4. Tamizar la harina.
  5. Añadir a la mezcla la harina tamizada, los frutos secos picados y tostados y, por último, las pepitas de chocolate.

Cocción del brownie

La cocción es la etapa más importante de la preparación del brownie. Para hacerla bien, hay que elegir la temperatura adecuada y parar la cocción en el momento correcto en función del molde utilizado y del resultado deseado.

Formato del molde o marco

Para cocer el brownie, elija un molde o un marco cuadrado o rectangular. Nuestros chefs recomiendan un formato de 40 x 60 centímetros.
Si utiliza otro formato, recuerde adaptar la temperatura y el tiempo de cocción según el grosor de su pastel. Con un formato más pequeño, el brownie será más alto y, por lo tanto, deberá cocerse durante más tiempo, pero a una temperatura más baja.

Temperatura y duración de la cocción

La temperatura de cocción depende no solo del molde, sino también del horno que se utilice.

  • En un horno ventilado, deberá cocer el brownie entre 160 y 180 °C.
  • En un horno de solera, la temperatura recomendada será de 180-200 °C.

La duración de la cocción depende del resultado que desee obtener. Por ejemplo, para un brownie fundente, deberá sacar el pastel antes de que visualmente parezca listo. Con la inercia del calor, la cocción continuará durante unos instantes. Cuente de 20 a 25 minutos de cocción según el grosor de la masa y el resultado deseado.

Instrucciones

  1. Precalentar el horno a la temperatura elegida.
  2. Untar con mantequilla y espolvorear con harina el molde.
  3. Colocar sobre una placa de horno cubierta con papel de cocción.
  4. Verter la masa de brownie.
  5. Hornear el pastel.
  6. Sacarlo cuando se aproxime a la consistencia deseada.

Se puede utilizar un cuchillo para ver cómo va la cocción, pero no es necesario esperar a que salga limpio. Es totalmente normal que el brownie parezca blando o pegajoso, incluso líquido. Cuando se enfríe adoptará la consistencia final.

Acompañamiento para el brownie

En el momento de servir el brownie, tendrá una nueva ocasión para adaptar esta receta. Numerosos acompañamientos diferentes le permitirán variar los sabores, las temperaturas y las texturas.

Cremas

Los brownies a menudo se acompañan con crema inglesa o chantilly. Si quiere mantenerse en lo clásico, ¿por qué no añadir una pizca de originalidad aromatizándolo?

Puede, por ejemplo, infusionar la crema inglesa (tradicionalmente con vainilla) con canela, naranja o pistacho. En cuanto a la chantilly, puede añadir, además de estos sabores, café o frambuesa.

Coulis, glaseados y salsas

De la misma manera, puede preparar un coulis de frutas, un glaseado con el que cubrirá el brownie, o incluso una salsa que servirá caliente o fría.

Piense, por ejemplo, en un coulis de mango o frambuesa, un glaseado de chocolate (del mismo tipo de chocolate o diferente), una salsa de caramelo de mantequilla salada…

Helados o sorbetes

El brownie, a menudo, se sirve templado con una bola de helado de vainilla. Una vez más, se mantiene fiel a esta tradición sin limitarse a este sabor.

Puede optar por un helado de pistacho o un sorbete de coco para recordar los frutos de cáscara incorporados a su pastel. En cambio, sorprenda con un sorbete de remolacha o albaricoque, que se marida muy bien con el chocolate negro.

Por supuesto, nada le impide combinar estos acompañamientos. Por ejemplo, la bola de helado de vainilla con una salsa de caramelo de mantequilla salada es una apuesta segura. Pero una crema inglesa de pistacho acompañada con un coulis de frambuesa sorprenderá sin duda alguna.