Chocolate blanco

El chocolate blanco, con su color marfil típico, evoca recuerdos dulces y compartidos. Su cremosidad y su textura fundente hacen del chocolate blanco un dulce apreciado tanto por pequeños como por mayores. En Valrhona, el chocolate blanco puede también adoptar un tono rubio y notas a galleta. Observamos este color en los chocolates Dulcey y Orelys.

¿Qué es el chocolate blanco?

El chocolate negro y el chocolate con leche contienen cacao en forma de pasta de cacao, mientras que el chocolate blanco se fabrica a partir de manteca de cacao. ¡La presencia de esta materia grasa natural extraída del haba hace de este un tipo de chocolate en toda regla!

Chocolat blanc Valrhona

Composición del chocolate blanco

Como el chocolate negro o el chocolate con leche, la apelación de «chocolate blanco» corresponde a un producto específico cuya composición debe respetar ciertos criterios. Para obtener la denominación de chocolate blanco, debe contener al menos un 20% de manteca de cacao y un 14% de leche o nata.

En Valrhona, el chocolate blanco contiene los siguientes ingredientes:

  • manteca de cacao: 20 % mínimo para aportar una textura fundente al chocolate;
  • leche entera en polvo para dar una textura cremosa;
  • azúcar para endulzar;
  • un toque de vainilla para potenciar los sabores;
  • lecitina de girasol, un emulgente natural que permite garantizar la homogeneidad de la mezcla de los diferentes ingredientes.

Como la composición del chocolate blanco sugiere, el sabor del cacao es marginal: es apreciado por su untuosidad, su cremosidad, su sabor avanillado o incluso su buen sabor a leche. Por estas razones, se puede utilizar de diferentes formas.

Utilización del chocolate blanco

Por la ausencia de pasta de cacao, el sabor a chocolate deja sitio a un delicioso sabor a leche. El chocolate blanco se marida a la perfección con otros sabores, como la vainilla, el coco, los cítricos, la verbena o incluso los frutos rojos.

En Valrhona, las recetas se terminan después de uno o dos años de investigación por parte de los ingenieros de Investigación y Desarrollo y con la ayuda de nuestro jurado de análisis sensorial. Los ingredientes son cuidadosamente dosificados para aportar a cada chocolate blanco su singularidad y su complejidad aromática.

Nuestros chocolates blancos son particularmente apreciados por su pronunciado sabor a manteca de cacao y sus notas dulces y ligeras.

El chocolate blanco también es responsable de la creación del blond Dulcey, el cuarto color de chocolate inventado por Valrhona.

Chocolate blanco para degustación

Los más golosos consumirán el chocolate blanco tal cual. Las barritas o tabletas de chocolate blanco han marcado nuestra infancia y forman siempre parte de los pequeños placeres dulces que cada uno puede apreciar.

Los amantes de chocolate blanco, pueden, por ejemplo, degustar una tableta de chocolate blanco Ivoire, un delicioso chocolate blanco, untuoso y cremoso, con pepitas de frambuesa.

Chocolate blanco para pastelería

El chocolate blanco es un aliado muy valioso en pastelería. La manteca de cacao capta los aromas y se puede combinar con multitud de sabores. Se utiliza principalmente para el relleno de los macarons.

Chocolat blanc à pâtisser

Los profesionales chocolateros-pasteleros pueden así aprovechar el dulzor marfil del chocolate blanco en forma de habas y dar rienda suelta a su creatividad para imaginar numerosas recetas.

De este modo, un chocolate blanco como el chocolate blanco Ivoire 35 % de Valrhona será ideal para las ganaches, moldeados, baños y cremosos. Con un 35 % de manteca de cacao, tiene el brillo y la fluidez ideal para trabajarlo como usted quiera.

Su color marfil es buscado por los profesionales para elaborar recetas complejas y creativas. Un maestro chocolatero que quiera obtener un blanco inmaculado puede también optar por el chocolate blanco Opalys.

Ideas de recetas a base de chocolate blanco

La untuosidad del chocolate blanco y sus notas de leche fresca sutilmente reveladas por las vainas de vainilla hacen de este un apoyo increíble para la creación. Cremoso, mousse de chocolate, bocaditos rellenos de praliné… Para darse un capricho a la hora de la merienda o como postre al plato, el chocolate blanco se puede declinar como más le guste.

Consulte el catálogo de recetas Valrhona y siga el paso a paso. Muchas recetas inspiradoras, como Venus, le están esperando.