Cacao en polvo

Entre las diferentes formas que puede tomar el cacao, el cacao en polvo es, sin lugar a dudas, una de las más habituales. Puede servir de decoración en postres o para preparar una receta golosa. Descubramos juntos todas las propiedades del cacao en polvo.

Obtención del cacao en polvo

Para obtener el cacao en polvo, las habas de cacao procedentes del desgrane primero se fermentan, se secan, después se fermentan para revelar todo su aroma chocolateado.

A continuación, el grano e cacao se separa de su cáscara y después se tritura. En la siguiente etapa, el triturado permite transformar los trocitos de haba en masa de cacao, un producto pastoso que se utiliza para la fabricación del chocolate.

Gracias a la pasta de cacao se puede obtener el cacao en polvo. Efectivamente, la masa de cacao será prensada para disociar el cacao en polvo de la materia grasa naturalmente contenida en el haba, es decir la manteca de cacao.

Por lo tanto, se obtiene por un lado el cacao en polvo, con un bajo contenido en materias grasas y con un sabor a cacao intenso y, por otro lado, la manteca de cacao, muy rica en lípidos. Al salir del prensado, la manteca de cacao es muy rica en sabor. Se obtiene el sabor neutro únicamente después de la etapa de desodorización.

¿Cómo se consume el cacao en polvo?

Tanto en recetas de postres como en cocina salada, el cacao en polvo sin azúcar se ha ganado un lugar destacado en nuestros armarios. Ingrediente sano e intenso, permite realizar numerosos platos y postres exquisitos sin que aumente el número de glúcidos.

Cacao en polvo: uso en preparaciones dulces

El sabor del cacao es buscado en numerosas recetas de postres y pasteles. El cacao en polvo Valrhona sin azúcar añadido permite aportar un delicioso sabor a cacao a sus preparaciones.

Poudre de cacao

Puede utilizar el cacao en polvo para realizar un tiramisú, un cake o un brownie de chocolate con sabor intenso. Los deportistas lo añaden a su batido de entrenamiento o en la preparación de barritas de proteínas para llenarse de energía y de buenos nutrientes.

El consumo de cacao en polvo puede hacerse también en el desayuno. Solo hay que espolvorear los cereales o incorporarlo al vaso de leche o smoothie para aprovechar todos los beneficios del cacao y de su sabor único.

De hecho, el cacao en polvo puede consumirse en forma de bebidas calientes o frías, por ejemplo, el chocolate caliente. Sin embargo, habrá que añadir un elemento dulce para aprovechar plenamente todo el dulzor del cacao y de la leche.

El cacao en polvo en la cocina salada

Aunque pueda resultar sorprendente, el cacao en polvo 100 % hace maravillas en cocina salada. El cacao en polvo es ideal para realizar salsas y se marida muy bien con las aves. Una pizca de cacao en polvo refuerza un plato y le otorga un delicioso toque de amargor.

Además, es un producto que se conserva durante mucho tiempo. Basta con dejarlo en lugar seco, protegido del calor, de la luz y la humedad. Evite poner el cacao en polvo cerca de una fuente de calor, como una cocina de gas o una placa de cocción, para conservar el sabor intenso del cacao y sus nutrientes.