Pastillas de chocolate

También conocidas como habas o pepitas, las pastillas de chocolate negro, blanco o con leche son un ingrediente indispensable para cualquier chocolatero aficionado o profesional.

Su simplicidad de uso hace de ellas una alternativa muy práctica a las tabletas de chocolate gracias a una dosificación fácil, una fundición más rápida y una mejor precisión en el trabajo del chocolate.

¡Ideales para preparar todo tipo de postres, desde mousses a pasteles, pasando por los helados, su versatilidad le seducirá sin ninguna duda!

Chocolat de couverture Valrhona

¿Qué son las pastillas de chocolate?

El chocolate en pastillas se presenta bajo forma de pequeños discos, todos del mismo calibre y cada uno pesa normalmente dos gramos. En Valrhona, estas pastillas que llamamos “habas”, pesan 3.8g.

El nombre de pastilla hace referencia a su forma redonda y plana. Otros nombres, como haba o pepita, designan formas ligeramente diferentes.

Este formato tan práctico es una elección ideal para numerosas recetas y preparaciones a base de chocolate. ¡Las pastillas de chocolate se utilizan fácilmente para realizar todos sus postres preferidos!

A menudo, se presenta bajo esa forma el chocolate de cobertura, cuyo contenido en manteca de cacao superior a 31 % es primordial para el baño y el moldeado.

¿Para qué se pueden utilizar?

La popularidad de las pastillas entre los chocolateros y pasteleros se explica por su gran polivalencia: se pueden encontrar tanto en la preparación de pasteles, bizcochos y brioches como en recetas de cremas heladas, mousses y fondues.

El chocolate de cobertura en forma de pastillas permite realizar postres muy elaborados, apoyándose en técnicas profesionales como el moldeado o el atemperado.

Para los más impacientes, las pastillas de chocolate se degustan también como un chocolate clásico, dejándolas fundir sobre la lengua o mordiéndolas.

Chocolat de couverture Valrhona

¿Por qué elegir pastillas de chocolate en lugar de tabletas?

Contrariamente al chocolate en tableta, el chocolate en pastillas no necesita ser partido o picado.

A parte de su facilidad de uso, las pastillas de chocolate presentan también la ventaja de fundirse más rápidamente y de manera más homogénea, lo que hace que ganemos tiempo y simplifique las preparaciones.